Justificación

Los resultados que en materia de ciencias ha obtenido de manera general México en diferentes evaluaciones nacionales e internacionales, como es el caso de la prueba PISA no son muy alentadores. En estas pruebas los estudiantes mexicanos han mostrado problemas en su desempeño de aprendizaje, tanto en el desarrollo de competencias como de habilidades. En particular, para el caso de ciencias, los resultados sitúan a México en una posición muy complicada según se desprende de los resultados de la prueba PISA en donde se observa que siempre se obtienen resultados por debajo del promedio de los países de la OCDE, y también contrastante comparando las opiniones que tienen los ciudadanos sobre la ciencia y sus propósitos, según lo revelan las diferentes Encuestas sobre la Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología (2011) en México, en donde se encuentra que los mexicanos coinciden en la necesidad de más ciencia (financiamiento, desarrollo de investigaciones, formación de científicos), a pesar de desconocer las actividades y características del trabajo científico.

Considerando la situación, tenemos una clara muestra de desinformación y desconocimiento, ambas situaciones son perniciosas para un país que aspire a superar sus carencias, vía la educación. Es necesario que los ciudadanos “de a pie” estén informados en las áreas de ciencias, de manera que tengan elementos para discutir y participar, de manera informada, en el debate de los temas que pone en la agenda el desarrollo de las tecnociencias 1, y que afectan o inciden en la vida cotidiana de un país.

Esto es clave en particular en los trabajos y aproximaciones experimentales y teóricas de las clases de ciencias, en particular si se consideran las nuevas tendencias a diversificar y enriquecer el trabajo experimental con el fin de conseguir diferentes propósitos. A menudo el trabajo experimental era desarrollado como “actividades complementarias” (a diferencia de la educación secundaria, en donde hay una tradición en la evaluación de los trabajos prácticos, a pesar de ser insuficiente para el momento actual) y evaluado de manera poco sistemática por los docentes, lo que impedía dejar constancia de los logros obtenidos por los estudiantes.

De tal forma que dentro de este contexto se justifica la implementación del:
Diplomado en Competencias Fundamentales para la Enseñanza de las Ciencias Naturales para la Educación Básica, dirigido a profesores de educación básica (preescolar, primaria y secundaria) de los Servicios Educativos Integrados al Estado de México (SEIEM).